La I-1 nace de la nostalgia de la mano de Polaroid

Polaroid fue una de las mayores compañías de fotografía de todos los tiempos, muy equiparable a Canon, Nikkon y otras similares sin embargo, su mayor fama se debió a sus cámara instantáneas, una auténtica revolución en su momento pues era la propia cámara fotográfica la que, una vez tomada la foto, nos la facilitaba impresa, en formato físico. ¿Quién no ha visto alguna vez una de estas cámaras? ¿Quién no recuerda el clásico movimiento agitando en el aire el papel fotográfico para que la imagen apareciese lo antes posible?

Sin embargo, la aparición de los dispositivos móviles y su posterior expansión a prácticamente toda la sociedad, debilitó no sólo esta idea de Polaroid, si no también todo el sector de las cámara fotográficas pues estos dispositivos nos permiten llevar en nuestros bolsillos, durante las 24 horas del día, cámaras integradas que cada vez cuentan con una mayor calidad.

Pero Polaroid no claudica, apela a la nostalgia y acaba de presentar la que se conoce como “Impossible Project I-1”, un proyecto en el que la compañía ha estado trabajando durante varios años y cuyo objetivo era integrar esa capacidad de instantaneidad en sus modelos de cámaras fotográficas SX-70 y 600.

Hasta ahora, para emplear los materiales producidos por el proyecto “Impossible”, era necesario recuperar antiguas cámaras Polaroid por lo que, la inestabilidad de aquellos, unida a la antigüedad de estas, ocasionaba una gran aleatoriedad de resultados sin embargo ahora, la cosa cambia, y aunque “I-1” continua estando en fase experimental y de pruebas y no goza de la calidad de los productos Polaroid, no deja de ser un producto sumamente interesante que está despertando un gran interés, en gran medida alimentado por esa apelación a los sentimientos y la nostalgia que proyecta.

La nueva I-1 de Polaroid hará uso de cartuchos del tipo 600, pero también será compatible con los antiguos Polaroid 600 así que, si eres capaz de encontrar alguno, podrías revivir casi un viaje al pasado. Además, dispone de batería recargable USB, flash anular por LEDs, control por bluetooth a través de una app móvil, etc. Y su precio se sitúa en torno a los 300 dólares estadounidenses.

¿Te interesa la fotografía o quizá aprender a utilizar tu cámara reflex?