La luz en la fotografía: exposición y balance de blancos.

Además del diafragma y del obturador, otros elementos importantes para saber jugar con la luz en nuestras fotografías son el balance de blancos y la exposición.

Balance de blancos:

En una cámara de fotos podemos encontrar una herramienta que sirve para ajustar el equilibrio de blancos de una fotografía. Las cámaras fotográficas captan la escena que vayamos a fotografiar con tres colores, verde, azul y rojo, la combinación de estos crean la imagen final que obtendremos. Dependiendo de la iluminación que tengamos, los colores blancos o grises claros de la fotografía saldrán con un color predominante (azul, rojo o verde), dando como resultado un blanco o gris falso, diferente al que ve el ojo humano.

La labor de un fotógrafo es equilibrar la temperatura del color, tomando como referencia los blancos o grises claros de la escena para ajustar la cámara a la luz y así conseguir una imagen lo más fiel posible a la realidad.

La cámara tiene un ajuste automático AWB (automatic white balance) que nos puede ayudar en esta tarea, además de balance de blancos predeterminados en condiciones de sol, sombra para exteriores y tungsteno, fluorescente para interiores. Aún así es recomendable crearnos nuestros perfiles personalizados de equilibrio de blancos para poder captar la imagen lo más fiel posible o  si lo prefieres para personalizar la imagen con un tono más azul, rojo o verde y darle un toque de originalidad.

Exposición:

Con esta herramienta se determina la cantidad de luz a la que estará expuesto el sensor de la cámara. Es muy importante ya que de ello dependerá que la imagen nos salga oscura (subexpuesta)  o muy luminosa (sobreexpuesta).

Para conseguir una buena exposición hay que tener en cuenta la apertura del diafragma, la velocidad de obturación (que ya vimos en el anterior post) y la sensibilidad ISO. Esta última se refiere a la sensibilidad que tiene el sensor de la cámara a la luz. El valor más bajo de ISO de nuestra cámara (ISO100) nos garantizará una exposición correcta siempre que podamos ajustar el diafragma y el obturador, en el caso de que estas dos herramientas no sean suficientes aumentaremos la sensibilidad ISO.

Por lo tanto un buen ajuste de las 3 variables es necesario para poder sacar una buena fotografía. También podemos realizar un curso de iniciación a la fotografía que nos ayude a controlar estas variables.