¿Qué se aprende en un curso intensivo de fotografía?

Si lo que deseas es aprender fotografía y así dar rienda suelta a tu creatividad generando imágenes de calidad profesional, lo mejor que puedes hacer es tomar un curso de fotografía.

Con los cursos de fotografía podrás aprender desde los conceptos básicos de este arte, hasta dominar las principales técnicas y trucos que te permitan convertirte en todo un profesional. Estos cursos se organizan principalmente en base a dos criterio fundamentales: el nivel de conocimientos de los alumnos y alumnas, y su duración y/o periodicidad.

En base a ello podemos encontrar diferentes cursos de fotografía adaptados tanto a nuestros conocimientos como al tiempo del cual disponemos para realizarlos. Uno de estos cursos es el curso intensivo de fotografía el cual, evidentemente, podrás encontrar en nivel inicial, nivel intermedio y nivel avanzado.

Si dispones de poco tiempo libre pues tus responsabilidades personales y profesionales son amplias, el curso intensivo de fotografía es tu mejor opción ya que en ellos toda la materia se concentra en un par de días, generalmente viernes por la tarde y sábado, y a veces también domingo. Sin embargo la cuestión principal, y que más te preocupa e interesa, es ¿qué se aprende en un curso intensivo de fotografía?

Su carácter intensivo no significa en modo alguno carencia de conocimientos. Los cursos intensivos de fotografía contemplan los mismos contenidos que un curso de fotografía “normal”, con la única diferencia de que todas las horas que lo conforman se encuentran concentradas en unos pocos días.

En función de tu grado de conocimientos previos, con un curso intensivo de fotografía aprenderás desde los conceptos más básicos hasta algunas de las mejores técnica fotográficas; conocerás los diferentes elementos que que forman una cámara réflex, los accesorios que puedes utilizar (trípodes, objetivos, flash…) y aprenderás a dominar tu propia cámara.

También profundizarás en conocimientos como la apertura del diafragma, el sensor, la sensibilidad, la iluminación, el tiempo de exposición, la distancia focal, etcétera. Y sobre todo pondrás en práctica esos conocimientos desde el primer momento.

En definitiva, si tu tiempo tiende a ser escaso, recuerda que un curso intensivo de fotografía solo se diferencia de un curso regular en la periodicidad, pero no en todo lo que lograrás aprender.