¿Se puede vivir de la fotografía en España?

Probablemente en estos momentos esta sea la pregunta que ronda por tu mente, ¿se puede vivir de la fotografía en España? ¿Podré ganarme la vida haciendo lo que realmente me gusta y me apasiona?

El sector de la fotografía profesional, al igual que el resto de disciplinas artísticas, está considerado como una profesión donde abrirse camino puede resultar difícil. A diferencia de algunas otras profesiones de carácter más técnico, la fotografía requiere de talento y, sobre todo, de creatividad, pero es una disciplina que se puede aprender.

Como ocurre en la pintura, la arquitectura y otras artes, lo cierto es que sólo unos pocos fotógrafos profesionales alcanzan la cumbre y pasan a la historia como artistas de renombre habiendo ganado importantes sumas de dinero. Pero esto no implica en modo alguno que tu no puedas vivir de la fotografía en España. El sector de la fotografía profesional es realmente amplio y diverso y esto a su vez te facilita poder especializarte en diferentes tipos de fotografía y así ampliar las posibilidades de acabar dedicando tu vida laboral a lo que un día no era más que una afición.

El primer paso es asumir que la fotografía evoluciona constantemente y que por lo tanto, debes mantener tus conocimientos plenamente actualizados, tanto en lo que avances técnicos se refiere como respecto a nuevas tendencia y cursos de técnicas fotográficas. Asiste a charlas, conferencias, exposiciones y toma cursos de fotografía profesional. Todo ello te ayudará a estimular tu creatividad, llevar a la realidad nuevas ideas y producir imágenes de calidad.

Podrás desarrollar tu carrera como fotógrafo profesional en múltiples sectores (moda, marketing, fotografía corporativa, de producto, en prensa, etcétera) pero también puedes emprender el camino como fotógrafo freelance y montar tu propio estudio.

Si aún no te has lanzado, pero ya cuentas con un importante portfolio de buenas fotografías, un primer paso para comenzar a vivir de ello y sobre todo, darte a conocer, es montar tu catálogo en diferentes bancos de imágenes. Cada día decenas de profesionales y empresas acceden a estos bancos de imágenes en busca de la fotografía que necesitan. Si es la tuya, te la comprarán. Se trata de un inicio relativamente sencillo y que te permitirá continuar formándote y continuar trabajando en nuevas fotografías a la vez que comienzas a obtener ingresos por ello.